Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información CERRAR
Larissa Lockshin
Violets are blue

Primera exposición en España de la joven artista canadiense. Pelaires lleva trabajando con ella dos años. Su obra se pudo ver en la colectiva de la galería Cadmio Limón, el verano pasado, junto otras nueve artistas, y en ARCO Lisboa 2020 (edición on line).

Larissa Lockshin (1992, Toronto, Canadá) es una artista residente en Nueva York.

En la exposición de Pelaires muestra una selección de quince obras de dos de las series pictóricas que lleva desarrollando los últimos tres años. Por un lado, presenta obras de la serie por la que es más conocida, los trabajos sobre seda, satinados, que son paisajes ilusorios que mezclan sueños con realidad, a partir de lienzos sencillos, con paisajes principalmente de esquemáticas mariposas y flores irreales. Por otro lado, presenta la serie de obras que recuerdan a los artistas franceses de finales del XIX y principios del XX. Especialmente recurre a una iconografía que Degas inmortalizó, como son las series de bailarinas y de interiores domésticos. Lockshin se aproxima desde otro punto de vista, imposible para la época, mucho más contemporáneo y pasado por el filtro de una mirada fresca y joven. Pone el foco en detalles que otros no hicieron.

Pensando en el conjunto de su trabajo, se ve claramente cómo Lockshin -a pesar de pertenecer a una generación de artistas muy jóvenes que han desarrollado su trabajo en plena expansión de las ya no tan nuevas tecnologías-, ha vuelto la mirada atrás de una manera consciente, obviando la velocidad y la dependencia que actualmente nos proporciona una visión artística pasada por el filtro de una pantalla pequeña.

La cuestión de cómo el arte puede mantener su valor como objeto físico cuando la mayoría de las obras se ven on line, impulsa a la artista a crear obras que desafían los límites de la reproducción digital, contrarrestando nociones de lo que es realmente la pintura a través de formas poco impresionistas, en gran parte irreconocibles (sobre todo en los trabajos satinados). En general, Lockshin desafía las asociaciones, categorizaciones, definiciones y los lenguajes existentes alrededor del arte. Enfatiza la objetividad sobre el contenido de la imagen.

Utiliza tinta de impresora, acrílico, barras de óleo, esmalte y yeso. Crea objetos que llegan al espectador y que existen en el espacio liminal entre la pintura y la escultura (es el caso de una de las "esculturas" que se presenta en la exposición).

Leer más


Desde el 10 de junio hasta el 27 de agosto