Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información CERRAR
Gori Mora
Layering intimacy

.


Primera exposición individual de Gori Mora en España y primera también en la Galería Pelaires. La práctica actual de Gori Mora se centra en explorar la infinidad de efectos que la tecnología tiene sobre nuestras interacciones sociales, nuestra percepción de uno mismo y nuestros valores más intrínsecos. Su obra explora la historia de la comunidad queer, un viaje dentro del erotismo, las tendencias del momento, los roles y un reflejo del momento contemporáneo en el que nos encontramos; un momento en el que el contacto entre las personas se realiza a través de las redes sociales. Mora trabaja el tema del deseo, entendido éste como uno de los motores principales de la comunicación social, acentuado con las nuevas tecnologías. Explora cómo se construyen los cuerpos y cómo nosotros, como cuerpos, nos convertimos en objetos de observación. Esencialmente, Mora hace un estudio visual de cómo la percepción de la realidad ante una representación de un cuerpo se convierte en algo indeterminado a causa de toda la información que recibimos a través de los medios de comunicación y del contexto. Y de cómo esto dicta la manera en la que nos definimos.


Para simbolizar el concepto de espacio virtual, por ejemplo, Mora utiliza muy a menudo óleo sobre metacrilato. Utiliza pintura al óleo para resaltar el contraste entre nuestras interacciones sociales contemporáneas basadas en la tecnología, y nuestros medios tradicionales de comunicación, una referencia al papel del retrato clásico en el cortejo amoroso antes de la aparición de la fotografía.


Utiliza óleos para crear figuras en la parte posterior del metacrilato y, una vez acabada, da la vuelta a la lámina acrílica. El contraste de la temática se refleja en los soportes utilizados y, por tanto, en la estética representada. Este proceso poco ortodoxo, crea una situación en el que el espectador enfrenta el reverso de la pintura. Se invoca la estética de una pantalla de exhibición; un mundo fuera de su alcance del que, al mismo tiempo, uno está al tanto, pero del que siempre se aleja.

Leer más


Desde el 26 de marzo