Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información CERRAR
Alain Urrutia
Concitinio

El trabajo de Alain Urrutia tiene que ver con la búsqueda. Una búsqueda perenne y exhaustiva que va expandiéndose cada vez más. Cada proyecto, cada pintura, de manera individual, forma parte de un gran mapa mental que siempre está creciendo. A medida que recorre nuevas ideas y territorios, se acerca y se aleja de aquello que no deja de buscar; lo que permanece imperecedero bajo la quietud de las imágenes. Las sensaciones primeras y los actos reflejos. Los lugares comunes, los elementos primarios. Devolver ese instante de intimidad a quien se para frente a su obra y reconoce algo en ella de manera inconsciente.

Asomarse a la pintura de Alain Urrutia y adentrarse en ella, pasa por iniciar un diálogo con uno mismo pero también por realizar un ejercicio de reinterpretación. Las imágenes extraídas como fragmentos de lo cotidiano aluden al mismo tiempo a lo autorreferencial y a lo arquetípico. El tiempo, la pausa, el ruido, el silencio.

En CONTICINIO, Urrutia lleva a cabo una búsqueda del silencio mediante la pintura. La palabra latina conticinium, "cuando todas las cosas parecen estar en silencio", alude a una de las siete partes de la noche que se distinguían en la antigüedad. La única en la que todo sonido cesa porque ya todos han entrado en el descanso, el momento de silencio absoluto en el que la vida diurna termina y la nocturna aún no ha comenzado; cuando los humanos y las bestias duermen. El conticinio puede dilatarse en el tiempo o durar unos instantes, pero es sabido que terminará. La quietud absoluta de la noche es un momento que se atesora a sabiendas de que en cualquier momento va a esfumarse. Eso es lo que sucede en las pinturas que forman parte de esta exposición; revelan un momento de calma absoluta, un destello de silencio profundo pero frágil.

La ingravidez de una pluma, una mujer que duerme, el ruido sordo de una vela que acaba de apagarse… todas ellas son imágenes de silencio. un silencio sostenido que induce a quién las contempla a quedarse inmóvil, conteniendo el aliento, tratando de descifrar el antes y el después de ese momento. ¿Qué pasará cuando la quietud se rompa y termine el conticinio?

Carolina Puigdevall Claver

Leer más


Desde el 10 de junio hasta el 27 de agosto