"/>
Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información CERRAR
Oksana Zmiyevska
Leonardo

Leonardo

«Like falling in love, painting a portrait is a concentration on one particular person and no one else will do.»

Elaine de Kooning

Para su primera muestra en Galeria Pelaires, Oksana Zmiyevska ha creado una serie de retratos de Leonardo DiCaprio exhibidos en pareja o agrupados junto a autorretratos. Realizados en pequeño formato, sobre un fondo liso, los protagonistas aparecen descontextualizados, aislados, y atraen así toda la atención sobre la relación entre ellos. Producen el espacio de comunicación intensa en la que una joven artista entabla un diálogo con el icono pop "más buscado".

Leonardo DiCaprio es mucho más que un famoso actor y productor, pues se ha convertido en un símbolo de belleza masculina y del avanzado talento escénico. Su imagen personifica la industria contemporánea de Hollywood y circula en la abundante mercancía: encarna la idea del dulce amante, la elegancia madura y el éxito espléndido. Un mito maravillosamente comercializado de un hombre perfecto que es devorado por la audiencia anhelando "un milagro". Esta mercantilización de una personalidad ha sido investigada en profundidad por Andy Warhol; en sus retratos, las figuras de la cultura pop están representadas como si fueran marcas poderosas en lugar de individuos. Reproducidos en múltiples copias y ciclos de repetición, se manifiestan para desempeñar una parte esencial de la sociedad de consumo.

Sin embargo, Zmiyevska desarrolla un enfoque diferente de este tema. Absolutamente consciente de la leyenda de Leonardo DiCaprio y ahondando en ella, yuxtapone ese rostro instantáneamente reconocible al suyo, inalcanzable, intangible para el otro, de carne y hueso, el más real y el más conocido de la propia artista.

Pintados intencionalmente de manera correspondiente, los retratos no muestran este conflicto formalmente, sino conceptualmente. ¿Es un sueño de un encuentro real y la indulgencia en el potencial romance? ¿Es una ambición de talentos igualmente logrados? ¿Es una fantasía de un admirador sobre el cumplimiento de sus pasiones secretas? ¿O la artista critica la ilusión comparándola con su presencia auténtica? Ninguna de estas declaraciones resultaría relevante. Zmiyevska hace un estudio sobre las diversas imágenes de DiCaprio para contar una historia sobre sí misma, para compartir su experiencia personal de buscar un alma gemela para amar y ser amada. Frustrada por una búsqueda larga y difícil, irónicamente se dirige a la celebridad que personifica la idea del amor en la cultura popular. Sin embargo, al combinar los autorretratos con el sustituto abstracto, la artista reconoce amargamente su fracaso en lograr el amor que realmente desea.

Aún así, considerando la notoria vida privada de la estrella, toda narrativa se vuelve aún más intrincada, porque el amante ideal en la pantalla: Jack, que se muere de amor en aguas heladas, Gatsby, que organiza las fiestas más lujosas para atraer a su única amada, Romeo moderno con una camisa hawaiana; de hecho, está trabajando en una serie de relaciones breves en la vida real. Zmiyevska expone el fantasma de un héroe amoroso al ponerlo junto a una lucha real de dos personas distantes: ella y alguien que sabemos que es Leonardo. La persona que nunca se sentó para estos retratos, de hecho, fue analizada en las numerosas imágenes disponibles.

Formalmente, en su retrato, Oksana Zmiyevska hereda el enfoque y la forma artística de Elaine de Kooning. Es temperamental, intuitivo y vigoroso. Sus pinceladas son vívidas y rápidas, mientras que su ojo capta con nitidez la postura y el semblante del personaje. Comparte con De Kooning no solo el interés artístico por sus modelos, sino también el psicológico y transmite todo el espectro emocional que los rodea en el lienzo.

Liudmila Kirsanova

Leer más


03/02 - 20/03