Guillermo Rubí

Guillermo Rubí parte de conceptos inmateriales y abstractos desde los que construye complejos mapas mentales que dan estructura a todos sus proyectos. Esta red fractal compuesta por infinidad de nódulos y de ramificaciones, de análisis, convergencias y superposiciones, conforma la arquitectura sobre la que el artista elabora sus obras, tomando como punto de partida su propia experiencia y tratando de que el espectador se implique en las búsquedas simultáneas que cada pieza plantea. Sus pinturas interponen una elaborada trama geométrica de colores homogéneos que mezclan el acrílico y el esmalte sobre superficies como el lienzo o el aluminio, distorsionando imágenes preexistentes para generar en el espectador una duda perceptiva. Sus esculturas contienen una voluntaria sobriedad y cierto minimalismo que trae causa de los objetos fabricados para otros usos de los que muchas de ellas proceden, una atención que se centra en la aeronáutica pero que no excluye cualquier otra producción industrial. Una asepsia formal que nos pone tras una nueva pista, aquella que nos sugiere que el impacto de la pieza, y su pulsión, debe ir implícita en otras cuestiones, en factores más o menos ocultos, en esas ideas no tan evidentes que marcan la oscilación de intensidad y de emoción de cada uno de sus proyectos.

Leer más


Palma de Mallorca, 1971

Exposiciones pasadas en Pelaires:
Perfect from now on
del 14 de diciembre de 2017 al 17 de marzo de 2018